La Fe para creerle a Dios Todopoderoso.

Por Sergio Sorbetto

HEBREOS 11.1

  Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Certeza y convicción, dos columnas que tienen que manifestar nuestra fe en el lugar donde estemos. La certeza viene por una creencia, que está establecida por la evidencia. La convicción viene por la evidencia. Lo que debemos hacer es tener la certeza de lo que creemos. Muchas veces queremos conquistar pero no sabemos cual es el objetivo. Es muy importante que la fe trabaje a nuestro favor. Tenemos que saber que es lo que queremos con certeza. Necesitamos buscar a Dios, porque necesitamos dirección.

Quisiera poner como ejemplo a alguien te tuvo Fe para creer. Para conquistar. Y este fue Josué

La primer batalla que desafió la fe de Josué (Josué 6)

Hebreos 11.30

 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.

Dice la palabra de Dios en Josué 6.1

Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía.

Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra.

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días.

Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán las bocinas.

Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante.

Josué tuvo que dar 13 vueltas a la ciudad de Jericó. Las primeras 6 vueltas fueron trabajo, obediencia, y perseverancia. Y los últimos 7 días fueron el obrar de Dios.

La apatía espiritual , la preraza emocional, la duda ,la rebeldía. Excluyen a Dios de nuestros planes nuestros proyectos. El trabajo perseverante y la obediencia que involucra a Dios en nuestras metas y proyectos. Van a dar por resultado el obrar de Dios.

CREE, TEN FE. DIOS HACE MILAGROS.

Vamos a trabajar con nuestra propia vida, en consagrarnos a Dios. Trabajo en tu vida, trabaja, en tu casa y trabaja como iglesia. Para la Gloria de Dios

La fe no tiene límites. Una persona determinada es imparable. Y como dice nuestro pastor : “si le creemos a Dios, las mochilas pesadas caerán y Dios te dará alas fuertes y corazones firmes para creer que Dios es todopoderoso y podemos confiar en ÉL”