ASUNTOS DEL CORAZÓN

Por Sergio Sorbetto

1 REYES 18:21

Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra. RVR

Elías se acercó al pueblo y le preguntó:
—¿Por cuánto tiempo van a estar cambiando de dios? Tienen que decidirse por el Dios de Israel o por Baal. Y si Baal es el verdadero dios, síganlo a él.
El pueblo no contestó nada. TLA

El pueblo de Israel estaba muy indecisa. Pero hoy en día, nosotros también somos muy indecisos. Uno se levanta a la mañana y no sabe que se va a poner; llega el medio día y no sabe que cocinar.

Asuntos del corazón, la palabra de Dios está apuntando al corazón. Es el protagonista a la hora de leer las escrituras.

El evangelio de la gracia, es lo que apunta al corazón. Y en ocasiones nosotros estamos dispuestos a darle todo a Dios. Pero la verdad, es que uno le da a Dios, su tiempo , su servicio, su dinero. Pero lo que más demora,(no es una regla general) es entregarle al Señor el interior, el corazón. Que es lo que más desea Dios.

La palabra decidir proviene de una palabra en latín decidere ; que significa dar un corte, es decir, separar por medio de un corte. Cuando usted tiene que cortar una hoja y la corta en dos está decidiendo. Porque en el momento que usted tiene dos opciones tiene que empezar a decidir.

Las decisiones más trascendentes de la vida de una persona son; qué carrera se va a desarrollar, con quién se va a casar, y en dónde va a poner su fe.

Decidir representa tener asumir una perdida. Cuando éramos niños, solíamos tener que elegir entre el dulce o el juguete. Es muy difícil para el niño decidir, porque quiere los dos, o pierde el chocolate o pierde el juguete.

Asumir una perdida es lo que representa tomar una decisión. Por eso cuando alguien necesita dejar algo, que le gusta hacer por el beneficio de su relación con Dios buena, saludable y creciente. Uno se tarda, porque no quiere asumir la perdida.

El pueblo de Israel tomó un decisión. En 2 Reyes 17:41 “Ellos temieron al Señor” Se decidieron por Dios todopoderoso. Pero dice la biblia adoraban a Dios, pero al mismo tiempo adoraban a sus dioses.

Uno tal vez se asombra. Pero cuanto nosotros tenemos de esto ¿cuántas prioridades tenemos antes que Dios? No podemos servir a Dios y al mismo tiempo servir al mundo. Necesitamos tomar una decisión.

Jesús decidió por nosotros, de amarnos, ir a la cruz, de dar su vida por cada uno de nosotros. Me gustaría preguntarle ¿dónde estaría usted si no hubiese decidido por Jesús?

Gracias a Dios, que Jesús decidió por nosotros. Antes de la cruz el Señor, en el monte de Getsemaní, cuando tenía la opción. El decidió por usted. El jamás te abandonara. Es la maravilla de las maravillas. Quita tus culpas y se hace culpable por usted. Te da la victoria. Te dice ; no temas yo te ayudo.

Este es el momento de tomar una decisión e ir hacia Jesús. La decisión necesita una acción. Y la acción, es movimiento. Y los pies que tienes que mover son los tuyos. Mueve tu vida hacia Dios y te va a sacar a victoria.

JOSUÉ 24:14-15

Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.
15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. RVR

14 Luego Josué añadió:
—Respeten a Dios, obedézcanlo, y sean fieles y sinceros con él. Desháganse de los dioses que sus antepasados adoraban en Mesopotamia y en Egipto, y obedezcan sólo a Dios. 15 Si no quieren serle obedientes, decidan hoy a quién van a dedicar su vida. Tendrán que elegir entre los dioses a quienes sus antepasados adoraron en Mesopotamia, y los dioses de los amorreos en cuyo territorio ustedes viven ahora. Pero mi familia y yo hemos decidido dedicar nuestra vida a nuestro Dios. TLA

Para Josué no hay mestices no hay grises. Es blanco o es negro. Es Dios o no es Dios. No podemos mezclar. Las mezclas no pertenecen al evangelio de Jesucristo. Necesitamos tomar una decisión. Yo le animo a tomar las palabras de Josué y pueda decir no quiero lo viejo. No sé, si mis padres no tomaron la decisión. Si hay situaciones familia que se vienen repitiendo generacional mente, rupturas, perdidas, divorcios, muertes. Y nadie de mi familia se planto y fue a los pies de Cristo. Diga conmigo; esto termina conmigo, el pasado no tendrá efecto en mi hogar. Me voy a levantar y voy a decidir por Dios todopoderoso, mi casa y yo serviremos al señor. Toda mi familia aceptara y recibirá la propuesta de Dios. Un hombre, una mujer determinados, son imparables. Si usted decide por Dios vendrá con todo lo que representa y es. Y con toda su provisión.