De lunes a viernes 9Hs. Y al repetición a las 16Hs

VISIÓN: VER MÁS QUE LA MAYORÍA

POR ADRIANA BARRAZA

Para ver más allá, necesitamos tener la visión de Dios. Y para eso tenemos que enfrentar dos retos:

1- Pensar con claridad. Todo comienza en la mente. Y allí, hay una lucha intensa día a día. Romanos 12:2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. No tenemos que pensar como piensa el mundo, sino como piensa Dios. Con la perspectiva de ÉL, el precio de esa perspectiva es nuestra entrega.

2- Vivir diferente. La persona que logra liberar su mente, va rumbo a su propósito. La visión toma el lugar de la resistencia mental. Y entonces aparecen las prioridades y la responsabilidad de nuestra vida para lograr cada uno de los objetivos que tenemos.

«El mundo» es un sistema de pensamientos que incluye, inteligencia humana, encanto persuasivo, lógica astuta, competencia, creatividad e ingenio. Pero carece de los ingredientes esenciales para permitirnos volar como las águilas. Y nos imposibilita a que desarrollemos nuestro máximo potencial. Y el resultado anticipa ansiedad interna y mediocridad externa.

Mateo 6:24-34

24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;

29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.

30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

No puedo dejar de pensar cómo la gente vive naturalmente, con preocupaciones y ansiedad. Cuando en realidad Dios nos dijo que vivamos libres de cargas.Estas poniendo la mirada en lo que el sistema nos nuestra, y no en lo que Dios quiere.

1-Vivimos en un mundo hostil y negativo. Este sistema se enfoca siempre en lo negativo. Ésta inclinación de la mente lleva a las personas a la ansiedad.

2- Estamos envueltos en la mediocridad y el cinismo. Que es el resultado de vivir en un mundo negativo.Sin lo divino la gente tiende a ir a la mediocridad. La mayoría es la que impone las reglas, y el entusiasmo es inducido al «no me importa».Como si fuera en vano cualquier tipo de esfuerzo.La excelencia en este mundo conflictivo se la considera una amenaza.

3- La mayoría prefiere vivir en un sistema monótono. Todos se pierden en el transformo monótono de la mayoría. Como los pensamientos de «seguir la corriente», «que importa si no da resultado». Analizando ¿qué es lo que está ausente en este mundo, donde todo este cinismo esta presente? Y la respuesta el valor. Se a perdido ese músculo del carácter, que le da una nación su orgullo, a una familia el propósito y a uno mismo esa voluntad de superación.

¿Qué es lo que hace falta para vivir diferente?

LA VISIÓN, LA DETERMINACIÓN, LAS PRIORIDADES, Y LA RESPONSABILIDAD.

Las preguntas para meditar son:

¿Qué estoy viendo?¿Qué es lo que Dios quiere que vea?¿Cuál es la visión de Dios para mi vida?